Quizás pocos puntaltenses que transitan a diario la Avenida Colón sepan que fue esa una de las primeras calles trazadas en Punta Alta y que no siempre tuvo ese nombre.

Avenida Colón década 1920.

Efectivamente, la inauguración del servicio de cargas del ferrocarril que unía al apostadero naval con Bahía Blanca, en septiembre de 1898 y el de pasajeros a partir del 1º de noviembre, sirvió de imán para que los obreros, asentados hasta entonces en el precario campamento de Arroyo Pareja, vinieran a fijar residencia lo más cerca posible de la estación y de las vías. El nuevo medio de transporte terminaba con las tribulaciones del aprovisionamiento de mercaderías y bienes por mar y hacía más rápido y seguro el contacto con los centros poblados más próximos.

Bar y restaurante “Colón”, esquina Avenida Colón y Bernardo de Irigoyen, 1939.

Las primeras casas y carpas levantadas en forma paralela a las vías fueron delineando, espontáneamente, una polvorienta calle de tierra. En ella se asentaron comercios más o menos importantes: la primera carnicería, de Antonio González; José Rasso colocó en su rancho de adobe una tienda; y, en la esquina de lo que hoy es Colón e Irigoyen, Luis Malerba y los hermanos Manzoni levantaron la primera construcción de material de la ciudad: un almacén de ramos generales. Y precisamente, fueron los Manzoni quienes, hacia 1899, contrataron un agrimensor para que delinease las dos únicas calles que por entonces tenía el pueblo y que determinaron la esquina donde estaba ubicado la casa de comercio: la que corría paralelamente a las vías y la otra, que desembocaba en la estación de ferrocarril.

Av. Colón al 400, 1939.

A la primera de ellas, sin duda por estar cerca de los rieles que, en ese entonces, se vislumbraban como la quintaescencia del desarrollo y de la prosperidad de los pueblos, se la llamó Progreso. Con ese nombre figura en el croquis del pueblo que se conserva en el Archivo Histórico Municipal y que se fechó hacia 1903-1905. En el plano presentado en 1906 por Carlos Valerio Bartoli (propietario original de las tierras donde se levantó el pueblo) para efectivizar la donación de estos terrenos para la futura urbanización, Progreso ya figuraba como Colón. ¿Quizá un homenaje al cuarto centenario de la muerte del Almirante, acaecida en mayo de 1906? No lo sabemos, pero hay indicios que la denominación no prosperó. Lo demuestra un pedido que un grupo de vecinos realizó al Concejo Deliberante de Bahía Blanca en 1909, donde solicitaban “que la calle Progreso cambie su nombre por el de Francisco Ferrer”, pedagogo y revolucionario español fusilado en España ese año por actos de terrorismo. Pero lo cierto es que, en la sesión del 4 de mayo de 1910, el Concejo Deliberante bahiense resolvió, conforme lo dispuesto por una comisión ad hoc, oficializar el nombre de varias calles y de la plaza de Punta Alta. Se dispuso designar como Colón a la Calle Nº 1 (extrañamente no se la llamó Progreso). Así, más de una década después de trazada, ostentó el nombre definitivo con que hoy la conocemos.

Fuentes:

  • Actas del H. Concejo Deliberante de Bahía Blanca, 1898-1910.
  • COMISIÓN ASESORA PERMANENTE AD HONOREM DE PRESERVACIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO CULTURAL Y AMBIENTAL DEL PARTIDO DE C. ROSALES: Informe sobre los orígenes y desarrollo del casco histórico de la ciudad de Punta Alta, mayo 2002
  • CRESPI VALLS, Antonio et al. : Gran Album de Punta Alta. 1898-1941, Punta Alta, Ed. Sureña, 1941
  • Punta Alta. Ayer y Hoy. Album-revista editado con motivo del 33° aniversario de la fundación de Punta Alta. 1898-1931, Punta Alta, s/e, 1931.
Historia de la Avenida Colón.

3 pensamientos en “Historia de la Avenida Colón.

  • octubre 12, 2017 a las 7:07 pm
    Enlace permanente

    La casa donde nacimos todos los hermanos Robañera, en Passo 759, había una fecha que decía que esa casa fué construida en 1905.

    Responder
  • octubre 15, 2017 a las 3:18 am
    Enlace permanente

    La casa de Colón e Irigoyen pertenece. A mi papa de 94 años que nació ahi. Su papa tenia el bar El Tropezón

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *