La Avenida Trolón, en la localidad de Pehuen Co, está en el acceso de la villa balnearia rosaleña. Su nombre es uno de los más relevantes y significativos que poseen las arterias de la localidad. Por su significado histórico y cultural y por su profundo lazo con el paisaje, es un nombre que merece conocerse, difundirse y preservarse para las generaciones futuras.

 

Ruta de acceso a Pehuen Co, c. 1960.

Toponimia

Conocer el origen de los nombres de los lugares sirve no solamente para conocer el lado pintoresco de la historia sino ahondar en hechos relevantes del pasado que ayudan a construir la identidad del espacio geográfico compartido por la comunidad. Es por esto que la elección de un nombre para una localidad, calle o espacio público  nunca es inocente o casual. Estos mecanismos se hacen visibles a través de la llamada toponimia. La toponimia (del griego topos=lugar; y ónoma=nombre) es la disciplina que estudia los nombres propios de lugares. Dentro de esta área de conocimiento, se destaca la odonimia, vale decir, el estudio de los nombres de calles y caminos (del griego odos= ruta; y ónoma=nombre).

Los odónimos constituyen un legado  e interpelan desde el fondo de la historia. En tanto marcas identitarias del espacio, ayudan a valorizarlo y conocerlo, coadyuvando a forjar una adscripción y  sentido de pertenencia al terruño. Como tales, constituyen un área de sumo interés para el Archivo Histórico Municipal de Punta Alta, que trabaja con la memoria local.

Ante un odónimo cualquiera, lo peor que se puede hacer es naturalizarlo, es decir, no verlo como un hecho social que responde a decisiones culturales y políticas en un sentido amplio. El nombre de una calle, por ejemplo, debe suscitar  preguntas, a fin de interrogar acerca de su verdadero sentido. ¿Qué significa el nombre? ¿Pudo este lugar llamarse de otra manera? ¿Por qué se le dio este nombre y no cualquier otro? ¿Qué mecanismos (culturales, sociales, políticos, etc.) operan tras la elección de un nombre?

Pehuen Co

En el caso de Pehuen Co, estudiar los odónimos de la localidad es extremadamente útil e interesante por varias razones: la primera de ellas, es indagar acerca de las denominaciones en sí mismas,  posteriormente conectar estos odónimos con la historia y geografía del balneario y por último, determinar las marcas identitarias de la localidad.

Muchos de estos nombres fueron impuestos por Avelino González Martínez, el fundador de la villa, ante la necesidad de trazar los planos de loteo para su aprobación por la provincia de Buenos Aires. Para ello, pensando en dar un carácter autóctono a la villa, utilizó un ejemplar del libro Toponimia patagónica de etimología araucana escrito por Juan D. Perón. De allí, extrajo el nombre de la localidad, Pehuen Co, es decir “Pino y agua” (pehuén= pino; co=agua)  y se inspiró para denominar diferentes arterias, tales como Huanglén (“estrella”, seguramente en referencia a las estrelladas noches del balneario) y Lauquen Mapu (“tierra de la laguna”).

Plano actual de Pehuen Co.

Una de ellas, y tal vez el de una mayor vinculación con el lugar, es Avenida Trolón, ubicada en el ingreso. Es un odónimo de autoría de González Martínez, como la mayoría de los de origen indígena. Cuando se inició la investigación sobre el particular, se consiguió un ejemplar del citado libro de Perón, editado por El Calafate Editores en el 2000. Allí se pudo leer que la voz Trolón equivalía en araucano a “cóncavo, ahuecado”, lo cual era una manera un poco forzada de designar a una calle que, en cierto modo “envolvía” a la localidad. Pero avanzando con la estudio, se estableció que el libro tuvo varias ediciones, con correcciones y adiciones respecto a la original, del Ministerio de Agricultura de 1936. Y precisamente fue la de 1936, la que utilizó González Martínez. En ella se puede leer que Trolón significa “reunión de médanos” o “médanos juntos”. El vocablo haría alusión o bien a la línea costera de médanos o a las dos estancias existentes, llamadas “Médanos Nuevos” y “Médanos Viejos”, terrenos donde se demarcó Pehuen Co.

Trolón, por tanto, es el único nombre que da cuenta del paisaje de playa y hace referencia explícita la geografía del lugar. Es uno de los pocos de la localidad que tiene alguna vinculación directa con la historia o la naturaleza del lugar. Entre éstos, merecen destacarse los relativos a la expedición del Beagle de 1832, y en la que Charles Darwin que hizo trabajos de exploración y descubrimiento de fósiles en el paraje Las Rocas (calles Goleta Beagle, honrando al barco y Fitz Roy, en honor a su  comandante); Ameghino, que homenajea al sabio argentino que a fines del siglo XIX buscó nuevamente fósiles en el área; los que hacen mención a pobladores o pioneros de la villa (por ejemplo, Luis Novelli, propietario de la Casa Barco, Antonio Walich, constructor, o Carlos Bucci, encargado del horno de ladrillos de la localidad); o la calle La Soberana, referencia al barco hundido en la playa.

Estas son algunas excepciones en la odonimia de Pehuen Co, dominada por denominaciones que no tiene relación aparente con la localidad, ni con su historia, paisaje o cultura. De este modo, se advierte una preponderancia de batallas, barcos de guerra o héroes navales. Este hecho puede explicarse porque Pehuen Co se halla en un partido que tiene un fuerte lazo con la Armada. Sin embargo, se entiende que la génesis y desarrollo de la villa balnearia es independiente de la mayor parte del partido y no tiene ningún punto de contacto con la marina ni con el apostadero naval de Puerto Belgrano. Esto conlleva a aportar una visión del mar alejado al espíritu de un balneario. Desde los nombres asignados a las calles, el mar no es visto tanto como un recurso recreativo, vacacional o de producción (asociado a la pesca, por ejemplo) sino como un espacio estratégico, bélico o heroico. La playa, razón de ser de Pehuen Co, está prácticamente ausente en esta representación simbólica.

Por eso, por su significado histórico y cultural y por su profundo lazo con  la villa, Trolón es un nombre que merece conocerse, difundirse y preservarse para la memoria de las futuras generaciones de habitantes y visitantes de Pehuen Co.

 

Fuentes:

  • Archivo Histórico Municipal: Informe sobre odónimos existentes en Pehuen Co, marzo 2011.
  • González Matínez, Horacio: El bosque junto al mar. Memorias de Pehuen Co, Bahía blanca, Ed. Harris y Cia. SRL, 1996.
  • Perón, Juan D.: Toponimia patagónica de etimología araucana, BsAs, Ministerio de Agricultura de la Nación, 1936.
  • Perón, Juan D.: Toponimia patagónica de etimología araucana,  Olivos, el Calafate, 2000.
Historia de la Avenida Trolón de Pehuen Co.

Un pensamiento en “Historia de la Avenida Trolón de Pehuen Co.

  • febrero 11, 2018 a las 2:08 pm
    Enlace permanente

    Excelente la aclaración y significado del nombre, todos creen que Trolon era por Teniente Rolon.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *