Origen de Villa Arias

 Se toma  por fecha fundacional de Villa Arias el 1º de noviembre de 1898, cuando se libró al servicio público de pasajeros el ramal del Ferrocarril del Sud que unía Bahía Blanca y Punta Alta y el tren pasó por primera vez por estas tierras. Tierras que en ese entonces no estaban loteadas y que no justificaban una parada ferroviaria, que se inauguraría años después.

Entonces, si bien no puede decirse que el 1º de noviembre se fundó Villa Arias, sí podemos decir que el ferrocarril fue un factor desencadenante que propició la rápida compra y venta de terrenos y la aparición de proyectos para la formación de asentamientos en formas de colonias agrícolas o pueblos.

Plantaciones de membrillos en Villa Arias década 1940.

En 1900, una fracción del amplio campo que tenían en sociedad Gregorio Torres, Juan Martínez y Aristóbulo Durañona  le correspondió a este último con motivo de la división del condominio. Esa fracción, de una superficie de 1175 ha., fue adquirida en 1905 por Eleodoro Lobos, Ramón López Lecube y Mauricio Mayer quienes a su vez, la vendieron a César Martelli y Amalia Belli, en 1906. Martelli y Belli emprendieron el proyecto de formación de una villa, a la que llamaron Colonia América, que comprendería un sector urbano y otro de chacras.. En 1911 fue nombrado  encargado del campo Juan Vaquer, quien puede ser considerado como el primer poblador efectivo de Villa Arias. En 1912 compró una fracción de terreno a sus patrones y se mantuvo como su empleado  hasta 1917.

Los propietarios donaron los terrenos correspondientes para la estación del Ferrocarril del Sud y comenzaron a lotear, poniendo  a la venta los primeros terrenos.

Portada de “La Época”, número extraoridinario, 1° de enero de 1914. Se observan el retrato de Martelli, propietario de las tierras (citado como Martell) y vistas de la propiedad de Juan Vaquer.

En 1917 encomendaron al ingeniero Federico Del Ponte la confección del plano correspondiente, comprendiendo el amanzanamiento a ambos costados  de las vías del Ferrocarril del Sud, además del trazado de chacras.

En ese mismo año 1917, la propiedad de las tierras pasó a manos del Banco Español del Río de la Plata, entidad que encargó la mensura y replanteo del plano de Del Ponte al ingeniero Fernando Segovia. El nuevo plano de la por lo que se suprimió el trazado situado del otro lado de las vías, hacia la costa. El nuevo plano fue confeccionado en 1921, respetándose las ventas y donaciones  realizadas con anterioridad y dejando los solares  destinados a  escuela, iglesia, plaza, matadero, etc[1].

Por ese tiempo se establecieron en la villa Enrique Más, Antonio Vidal, Agustín Vañó, Ángel Molfino, Agustín Blanco, Guillermo Mar, por nombrar sólo algunos, quienes contribuyeron a la valoración de las tierras gracias a la perforación de pozos surgentes para regadío de las numerosas quintas que fueron surgiendo, amén del gran adelanto que significó la habilitación, en 1922, del ramal del Ferrocarril Rosario a Puerto Belgrano, que comunicó a la localidad con la vecina ciudad de Bahía Blanca.

El crecimiento demográfico de la villa  experimentó un brusco salto con la construcción en la década de 1970 de 380 viviendas ocupadas por personal civil y militar de Espora y Puerto Belgrano.

El General José Inocencio Arias.

Primero llamada Colonia América y loteada como tal, hacia 1912 tomó el nombre de Villa General Arias. ¿Quién fue este general?

General José Inocencio Arias.

José Inocencio Arias (Buenos Aires, 28 de diciembre de 1846 – La Plata, 12 de septiembre de 1912) fue un militar y político que intervino en la Guerra del Paraguay y la llamada conquista del Desierto. Fue varias veces diputado nacional y en 1910 fue electo gobernador de la provincia de Buenos Aires. En 1911 realizó una celebrada visita a Bahía Blanca. Era defensor de la idea de crear una nueva provincia con parte de los territorios de Buenos Aires, La Pampa y Río Negro, con la ciudad de Bahía Blanca como capital. Falleció al año siguiente, en 1912[2]. Martelli, ante la noticia del fallecimiento del gobernador en su homenaje, designa con su nombre a la villa proyectada en sus campos[3].

Tal vez pocos conozcan el dato que, durante la década de 1940 y por unos pocos años, Villa Arias recibió el nombre de Villa Pinazo, en honor de Manuel de Pinazo (Buenos Aires, 1718-1792) , un hacendado y comandante de fronteras del Virreinato del Río de la Plata que exploró  esta zona de la provincia en 1775.

Instituciones

Con los adelantos logrados y el crecimiento de la población, pronto surgió la necesidad de dotar a la villa de una escuela, la cual se construyó en 1927 mediante una colecta popular, en los terrenos donados para tal fin por la señora Antonia C. De Cantallops. Era la Escuela Provincial Nº 7, que en 1945 fue bautizada con el nombre de Jaime Harris. James Harris, apodado El Cojo por su renguera, nació en Londres el 23 de julio de 1797 y llegó a Buenos Aires muy joven, en 1812. Cinco años después, en 1817, participó de la aventura de la fragata La Argentina, que al mando de Hipólito Bouchard dio la vuelta al mundo.  Y participó de la defensa de Carmen de Patagones (1827) durante la guerra con el Brasil. Afincado en Patagoines, se dedicó al comercio y navegaba la ruta Buenos Aires-Patagones. Ayudó a Fitz Roy a explorar la bahía Blanca en 1832 y 1833 y fue el protector de Luis Piedrabuena. Falleció en Buenos Aires en 1868.

Publicidad de un remate de un chalet en Villa Arias a cargo de Antonio Cartolano, 9 de octubre de 1949.

En 1937 la Jefatura de Policía dispuso la permanencia efectiva de un agente en la villa, lo que al tiempo resultó insuficiente y generó que la Sociedad de Fomento de Villa General Arias inicie gestiones en procura del aumento del número de efectivos.
Cuenta con  Sociedad de Fomento desde agosto de 1946 e inmediatamente se abocó a hacer realidad varios proyectos, como ser la instalación de un teléfono público, la construcción de una Sala de Primeros Auxilios, mejoras y ampliaciones en los servicios de aguas corrientes, habilitación del servicio de energía eléctrica, etc.

En lo deportivo, para los años 30 Villa Arias contaba con dos clubes: “Lucero Villa General Arias” y “Sportivo Villa General Arias”, creado en 1932.

Por iniciativa de un grupo de vecinos, se construyó la capilla “Nuestra Señora de Fátima” consagrada en 1977 y dependiente de la Parroquia San Pablo de Punta Alta.

La Delegación Municipal fue creada el 12 de junio de 1976[4].

 

El chalet de Villa Arias

A la vera de la ruta 229 se lo puede ver, derruido por el paso del tiempo y el abandono. Aquel viejo chalet, “el castillo” como muchos dicen, atrae la atención de cualquiera que pase y despierta la curiosidad.

Se sabe que fue construido a principios del siglo XX, entre 1912 y 1927 y perteneció al Dr. Ramón Ayala Torales, médico y político radical nacido en Buenos aires en 1881 y fallecido en Punta alta en 1947. Durante unos pocos meses en 1928 fue intendente de Bahía Blanca, ante la renuncia de Eduardo González. También fue diputado provincial y ocupó diversos cargos partidarios[5].

El chalet era su casa de fin de semana, destinada a fiestas familiares y encuentro de amistades. Emplazado en un solar parcialmente cercado, de una hectárea de extensión, formaba parte de un predio de 400 hectáreas que se extendían hasta la costa y era utilizado como coto de caza menor o para cabalgatas de los residentes y visitantes. Cabe aclarar que el frente original de la casa se ubica hacia el interior de Villa Arias, lo que se observa desde la ruta 229 es en realidad la parte posterior del edificio.

Plano de subdivisión de Villa Arias, Banco Español del Río de la Plata, 1917.

Las rejas, las tejas y otros elementos denotan el estilo colonial. El casco principal tiene tres plantas, y en su interior, innumerables y pequeños ambientes. Antaño lucían murales realizados por el propio Ayala Torales para perpetuar los rostros de familiares y amigos. Arruinados con el paso del tiempo fueron restaurados en 1978 por el artista plástico Hernán Silva aunque en la actualidad muestran graves signos de deterioro. Siete fogones, uno de ellos con tres bocas, revestidos en antiquísimos azulejos o mármol de Carrara completaban el conjunto.

La propiedad le perteneció a la familia Ayala Torales hasta el año 1976, luego varios propietarios que sucesivamente adquirieron la casa tuvieron intenciones de poner en marcha diversos emprendimientos como una casa de té, un asilo de ancianos o un boliche bailable. Ninguno prosperó. En la actualidad le pertenece al señor Lisandro Mauricio Sejas.

Paradójicamente nunca circularon en torno a aquella antigua casona rumores acerca de fantasmas o apariciones. Las mayores suspicacias surgieron en relación a dos elementos constructivos. Uno de ellos es el mirador, ubicado en la parte más alta de la vivienda. La memoria popular quiso que su función sea el de avistar desde lejos el ataque de indios maloneros, cosa imposible teniendo en cuenta que la casa fue construida en época posterior. Otro de los elementos es una especie de calabozo que, según se dice, era utilizado para encerrar a aquellos que se excedieran de copas durante las fiestas organizadas en el lugar.

 

Bibliografía

  • Diccionario Biográfico Nacional de la Unión Cívica Radical , en diccionarioradical.blogspot.com
  • Nueva Época, 4 de agosto de 1917.
  • Piccirilli, Ricardo; Romay. Framcisco y Gianello, Leoncio: Diccionario Histórico Argentino, Tomo I, Bs.As, Ediciones Históricas Argentinas, 1953, p. 299 y 300.
  • Provincia de Buenos Aires. Dirección de Geodesia.: “Duplicado de la diligencia de mensura de Villa General Arias hoy Manuel de Pinazo”, 1942
  • Tiempos Puntalnteses, suplemento especial Centenario de Villa Arias, año 1, Nº 2, octubre de 1998, pp. 8 y siguientes.

[1] Provincia de Buenos Aires. Dirección de Geodesia.: “Duplicado de la diligencia de mensura de Villa General Arias hoy Manuel de Pinazo”, 1942

[2] Piccirilli, Ricardo; Romay. Framcisco y Gianello, Leoncio: Diccionario Histórico Argentino, Tomo I, Bs.As, Ediciones Históricas Argentinas, 1953, p. 299 y 300.

[3] Cfr. Nueva Época, 4 de agosto de 1917.

[4] Cfr. Tiempos Puntalnteses, suplemento especial Centenario de Villa Arias, año 1, Nº 2, octubre de 1998, pp. 8 y siguientes.

[5] Diccionario Biográfico Nacional de la Unión Cívica Radical enwww.diccionarioradical.blogspot.com

Villa General Arias, su historia y sus lugares.

3 pensamientos en “Villa General Arias, su historia y sus lugares.

  • noviembre 3, 2018 a las 9:55 pm
    Enlace permanente

    Excelente.. archivo!!y como puntualmente,ignoraba su historia..muchas gracias por aportar este vínculo con nuestro pasado de nuestra Villa Gral Arias

    Responder
  • noviembre 13, 2018 a las 9:31 pm
    Enlace permanente

    muy lindo todo!! siempre quise saber la historia de Mi querida Villa

    Responder
  • febrero 14, 2019 a las 2:45 pm
    Enlace permanente

    Excelente nota histórica. ¿Sería posible que la municipalidad o la gobernación se hiciera cargo del chalé Villa Arias (ruta 229) y fuera usado como museo?. Gracias por hacer conocer esta nota.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *