Hablar de la historia de la fotografía en Punta Alta es mencionar los primeros fotógrafos que tuvieron casa de comercio en la ciudad. Ellos, al retratar  personajes y lugares desaparecidos, nos dejaron un testimonio incalculable por su cuantía y valor, que nos ayuda a dar imagen al pasado. Entre estas casas emblemáticas se destaca Foto Roa, con sus 90 años de existencia ininterrumpida

La fotografía en Punta Alta prácticamente acompañó al nacimiento de la ciudad. Las obras del Puerto Militar fueron profusamente documentadas por fotógrafos del Ministerio de Obras Públicas y de las compañías constructoras. Por eso no es extraño constatar que ya desde principios de 1900  se estableció un pequeño comercio ubicado  en Luiggi al 250. Consistía en una pequeña construcción de madera, devenido en taller fotográfico de relativa importancia, del que lamentablemente se desconoce el nombre de su dueño.

Elena Martínez.

Nueve años después, se instaló la segunda casa del ramo, perteneciente  a Ramón Gil. Luego se incorporarían C. Mellado con su casa A. Polo, ubicado en la calle Irigoyen 31, Migone y Rigonelli, con la fotografía Sud-Americana, en la calle Humberto 626, y unos años más tarde, Rafael Nicoliche, dueño de la fotografía Internacional.

En esos años del siglo XX, la llegada personas y familias enteras a la ciudad era incesante. A fines de la década del 20′ se estableció en nuestra ciudad una familia que llegaría a perdurar en el tiempo. Ellos eran los Roa. Francisco Roa había nacido en Antequera, provincia de Málaga (España), el 13 de abril de 1885. Hacia 1912 arribó a nuestro país, instalándose primeramente en Ingeniero White, donde residió por un tiempo, y contrajo matrimonio con la señora Elena Martínez, también de nacionalidad española. Allí desarrolló actividades en el rubro gastronómico, más precisamente como cocinero. Al tiempo, decidió trasladarse a nuestra localidad, donde inmediatamente logró afianzarse, permitiéndole ello agrandar la familia. Aquí nacieron sus cuatro hijos: José, Bautista, Esperanza y Francisco.

José Roa, 1930.

Aquí instaló un kiosco, en la esquina de Bernardo de Irigoyen y Humberto 1º y posteriormente inauguró una agencia de venta de diarios y revistas, anexando librería y cigarrería. El negocio se llamaba “La Malagueña” y estaba ubicado en la calle Bernardo de Irigoyen al 100. Funcionó hasta el año 1925, cuando un voraz incendio afectó al negocio y se decidió su traslado.

Ubicado una cuadra más adelante, más precisamente en Bernardo de Irigoyen Nº 10, en 1929 incursionó en la fotografía, a instancias de un ofrecimiento realizado por una distribuidora de Bahía Blanca, para recibir revelados y vender rollos para fotografía.

Francisco Roa (hijo).

Así nació Foto “La Rápida”, siempre a cargo la señora Elena Martínez y su joven hijo José Roa, quien había aprendido el oficio a través de un curso en la vecina localidad de Bahía Blanca. Al respecto, el periódico puntaltense  La Nueva Comuna, en 1934, afirmaba que éste, a sus 17 años, era el más joven de los artistas fotográficos de Punta Alta. En el reportaje José expresaba: “Desde una edad muy temprana el hogar ya reclamó mi ayuda, debí encarar la lucha por la vida, y después de mis estudios abandoné el colegio para empezar a trabajar, y esto fue lo que primero tomé en mis manos, hasta que poco a poco se fue encarnando en mí, contaba entonces catorce años.”

El trabajo que realizaba la casa era totalmente artesanal, utilizando cámaras de fuelle con placas de vidrio. En casa “La Rápida”, además de sus propietarios, trabajaban también tres empleadas: Alba García, Blanca Ramírez e Inés Carrasco. El cambio de denominación a “Casa Roa”  data de la década del 40, cuando comienzan a aparecer las publicidades del comercio con dicho nombre.

Oscar y José Luis Roa.

José Roa, estuvo al frente del mencionado negocio hasta el año 1963, cuando se produjo su fallecimiento. Su hermano Francisco “Toto”, quien mantenía la tradición familiar con la fotografía desde 1936, continuó a cargo de Casa Roa hasta su deceso en 1993.

Los continuadores de Francisco fueron su esposa, la señora Rosa Marini y sus hijos Oscar y José Luis Roa, quienes se sumaron en el año 1982.

Hoy son ellos quienes continúan al frente de Casa Roa, la casa de fotografía de más amplia trayectoria de la ciudad.

Por Lic. Gustavo Chalier.

Fuentes

  •  La Nueva Época, 1916
  • Álbum – Revista; Punta Alta, Ayer y Hoy, 1931.
  • La Nueva Comuna; 7 de octubre de 1934.
  • La Nueva Época; 24 de noviembre de 1934.
  • Boletín Informativo de la UCIAP, Nº 199 – Diciembre 2004
  • Reseña histórica aportada por Oscar y José Luis Roa.
CASA ROA

4 pensamientos en “CASA ROA

  • febrero 7, 2020 a las 5:29 pm
    Enlace permanente

    Me encanta la secuencia cargada de recuerdos, además de ser personas muy valiosas para nuestra ciudad!

    Responder
  • febrero 7, 2020 a las 6:38 pm
    Enlace permanente

    Solo mas contemporario epoca decadas del 70 .80. Grandes colaboradores de la obra Scoutista
    Casa Roa y también Cabrera. En la Agrupacion de Scouts Navales almte
    G. Brown
    de Pto.
    Belgrano y Punta Alta. existieron instantaneas de Desfiles Patrios de casa Arte Moderno

    Responder
  • febrero 8, 2020 a las 12:51 am
    Enlace permanente

    De chico vivía en la Base, y salía por “la estación” a calle Irigoyen. El atractivo del negocio era le visor de diapositivas que colocaban en la vidriera, pegado al vidrio, para que el transeúnte “espiara” desde la calle la foto del día. Para mí, menor de 10 años, era irresistible detenerme a verlas.

    Responder
  • abril 2, 2020 a las 4:42 pm
    Enlace permanente

    en los 60 y 70 siempre revele mis fotos ahi. Un clasico de P. ALta!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *