El centenario de una institución deportiva como el Club Rosario Puerto Belgrano es propicia para recordar el trabajo de varias generaciones de pioneros que, con sus ideales, ayudaron a ir formando una entidad profundamente arraigada en la sociedad puntaltense. Asimismo, es una forma de contar la historia de una entidad que creció en consonancia con la ciudad y su gente.

 

El fútbol en la Argentina.

En Argentina, el fútbol llegó de la mano de los numerosos empleados de las compañías británicas, especialmente de ferrocarriles. El primer partido de fútbol en América Latina se jugó en la capital de nuestro país, el 20 de junio de 1867. Recién a partir de la primera década del siglo XX, la práctica del deporte deja de ser casi exclusiva “cosa de ingleses” y pasa a adoptarse por los argentinos de todo origen y condición social.

Orígenes del futbol en Punta Alta.

En Bahía Blanca, la presencia británica era muy fuerte, gracias a las compañías ferroviarias y de servicios públicos que dominaban la economía de la ciudad. El 1º de noviembre de 1896,  se fundó el Club Pacífico, con nombre de Pacific Railway Athletic Club, la institución futbolística más antigua de la ciudad y vinculada al ferrocarril de ese nombre. El 18 de junio de 1908 nació la Liga del Sur, con el fin .de nuclear a los clubes en una entidad destinada a orientar la práctica del deporte. Por ese entonces, Punta Alta era una localidad del partido de Bahía Blanca, surgida apenas una década atrás al compás de las obras del Puerto Militar. El fútbol, junto a los bares y el cinematógrafo, eran de las pocas diversiones que por entonces tenía Punta Alta. Además, la práctica deportiva implicaba un ámbito de sociabilidad que necesitaban los habitantes de un pueblo nuevo y que venían no solamente desde todos los puntos de Argentina sino también fundamentalmente del extranjero. Por eso no es extraño que muy pronto aparecieran grupos de hombres jóvenes corriendo tras una pelota, en consonancia al auge que venía experimentando el fútbol a lo largo del país. No se tiene constancia de todos estos primeros nucleamientos, sin duda equipos más que clubes, que reunían a muchachos con ganas de divertirse los domingos. Pero se sabe que fueron varios: Estrella (1910 a 1913) el Club Atlético La Época (1911), Independencia (1913). En 1915 se fundó el Club Peñarol, el primero de relevancia y que tomó la actividad como algo más que un simple divertimento. En 1917 se afilió a la Liga del Sur, ganó el torneo de tercera categoría y en 1918 presentó a su equipo en la primera división[1]. Pero a fines de 1919, luego de una gresca en un partido, fue expulsado de la Liga del Sur, lo que marcó el final del representativo local.

3 de abril de 1920 y después: nombre y colores del club.

Ante la desaparición inopinada de Peñarol, sus jugadores quedaron sin equipo y, sobre todo, sin poder afrontar competencias del nivel de los campeonatos de la Liga del Sur.  Eran tiempos del fútbol amateur (el profesionalismo recién haría su aparición en Argentina en 1931), por lo que no era una necesidad económica lo que los guiaba, sino tan solo la pasión por el juego. Dos grupos estaban interesados en la creación de una nueva institución futbolística en Punta Alta: uno se reunía en el Hotel Sarasola y otro, en la peluquería de Juan Parro. En abril de 1920, en la sede del Club Recreativo Unión del Sud, ambos grupos confluyeron y decidieron conformar un nuevo club de fútbol. De esa reunión, acaecida el 3 de abril, no se ha preservado el acta original, por lo que solamente puede reconstruirse lo acaecido por otras fuentes indirectas. Por la prensa de la época, se sabe que los asistentes resolvieron denominar inicialmente Club Atlético Unión del Sud a la incipiente entidad y que convocaron a una asamblea general ordinaria que se celebraría en el mismo club el jueves 8 de abril a las 21,00. Firmaron la invitación Juan Parro como presidente y Fermín González como secretario[2].

Por razones desconocidas, la reunión se concretó el día 7 de abril a las 10 de la noche, según consta en la denominada Acta Nº 1. Estuvieron presentes Juan Parro, José Veiga, Tomás Souza, Pedro Peña, Juan Ronchi, Dionisio Monti, Luis Cavalcanti, Francisco Gallini, Ángel Arias, Julio Maydagán, Felipe Cifuentes, Aquilino Urreta, Armando Calderoni, José Bacchiani, Tomás Sarazola, Ángel De Paolis, Adolfo Ferrero, Hipólito Ferraro, Florentino Martínez, Arnaldo Mora, Fernando Mora, Renato Giorgetti, Eusebio Zavatti, José López, Manuel Villar, Remigio Sancho, Francisco González, Severino Reggi, Severo Testa, Rosalín Ontiveros y Gregorio Burgos.

En el Acta Nº 1 se expresa que “Se dio lectura al acta anterior, habiéndose hecho observaciones sobre la Divicion (sic) del team y la denominación del Club; Respecto a lo cual el Señor Monti hace moción para que se denomine Club Atlético Rosario Puerto Belgrano, siendo aprobado por mayoría de votos”[3].

Se ignora las razones que propiciaron el nuevo nombre del club, pero es de destacar que en ese entonces Dionisio Monti se desempeñaba como empleado técnico en la prolongación del ramal hasta Bahía Blanca del Ferrocarril Rosario Puerto Belgrano. En esos años era habitual que las compañías ferroviarias apadrinaran clubes de fútbol, muchos de los cuales llevaban sus nombres (como por ejemplo Ferro Carril Oeste, de Buenos Aires[4]. Luis Cavalcanti propuso a su vez, “que los colores del club sean. Camiseta mitad derecha negra y la mitad izquierda colorada, siendo aceptada dicha proposición.” Es decir, la disposición de los colores iguales a los de Newells Old Boys de Rosario. También en esa reunión se establecieron los equipos A y B para jugar el domingo siguiente, 11 de abril.

Sin embargo, esos colores pronto fueron reemplazados por los tradicionales azul, blanco y rojo de la bandera francesa. Desgraciadamente las primeras actas no dan cuenta de la fecha del cambio ni de los motivos, pero este debe haberse producido a los pocos meses de la fundación, En efecto, el Archivo Histórico Municipal cuenta con una foto de noviembre de 1920 cuando Rosario jugó contra un equipo del Arsenal Puerto Belgrano, donde los jugadores ya lucen la camiseta tricolor. Esta mancomunión con el ferrocarril francés se expresó cuando se le otorgó la Presidencia honoraria al administrador de la compañía, ingeniero François Sisqué, sin duda en agradecimiento por haber cedido los terrenos ferroviarios donde se hizo la primer campo de juego del club[5].

De la cancha al estadio.

En los meses inmediatamente posteriores a su fundación, el equipo jugaba en terreno visitante. Pero ya el 6 de octubre de 1921 una nota aparecida en el diario Nueva Época informaba que la comisión directiva presidida por Ronchi había iniciado los trabajos para acondicionar en los terrenos cedidos por el ferrocarril, detrás del andén de la Estación Almirante Solier, sobre Ciudad Atlántida. Era la época en que la sala de espera de la estación servía de vestuario a los futbolistas. Pero pronto, en su reemplazo, se habilitó la llamada Pajarera, que  era la casilla de madera ubicada en el predio de la estación. Fabricada por Jacobo Van Rees, servía como vestuario reemplazando a la sala de espera de Solier.

Finalmente el administrador del ferrocarril, Sisqué, consiguió que la Compañía ferroviaria cediera al club los amplios terrenos de la calle Villanueva entre Roca y Colón. Fue en diciembre de 1927, que tuvo lugar el traslado de la Pajarera. Dado lo gravoso de su construcción (tanto en dinero como en esfuerzo), se decidió su traslado a los nuevos terrenos de Villanueva. Para ello se solicitó la ayuda de la Base Naval (que prestó una anguila de doce metros de largo) y Félix Estela Facchini, que puso a disposición de los socios un gran carro tirado por diez caballos. El calor y las malas condiciones de las calles, plagadas de pozos y zanjones dificultaron el traslado, que duró una jornada completa. Cuando al fin se concretó, la Pajarera sirvió de base para las tribunas, recibiendo allí su apodo derivado de los numerosos nidos construidos en sus techos [6]. El estadio fue inaugurado en julio de 1928, con un partido contra el Club Talleres de Mármol F. C. Sud. Las tribunas de madera subsistieron hasta 1953, cuando se inauguran dos de cemento gracias al aporte de los hinchas del club. Con sucesivas mejoras, el estadio fue creciendo hasta poseer un aforo de 18.000 espectadores[7].

La sede social.

Al comienzo, la Comisión directiva del club se reunía en la Unión del sud y posteriormente en diversos locales alquilados. Pero en 1935, se decidió adquirir el inmueble de Humberto Iº 881-889 para destinarlo a la Sede Social del club. Posteriormente fue vendido en 1938 y se compró otro en Roca entre Irigoyen y Urquiza.

En febrero de 1944 se realizó una asamblea para tratar la compra del amplio salón de La Marina, un bar y cinematógrafo que fue uno de los más grandes de la ciudad. La propiedad estaba en Humberto I 349-353.   Concurrieron trescientos socios y decidieron el terreno de Roca y adquirir el terreno y el edifico de La Marina. Para eso se autorizó la emisión de bonos para cubrir la suma de $20000 en mil bonos de $ 20 integrables en la cuota de $ 2, que sería invertido en reedificar y mejorar el edificio mencionado. Para las reformas, se convocó arquitecto Dante Patrignani, quien donó parte de sus honorarios que corresponden por la dirección de la obra[8]. La nueva sede se inauguró en abril de 1945 al cumplirse las bodas de plata de la Institución yes la que actualmente ocupa el club.

 

Por Lic. Gustavo Chalier.

Fuentes:

  • Club Rosario Puerto Belgrano, Libro de Actas.
  • El Regional.
  • https://web.archive.org/web/20160304104341/http://www.rosariopuertobelgrano.5u.com/historia_inst.htm
  • Lieja Castelli, Arnoldo: 80º aniversario Club Rosario Puerto Belgrano, Punta Alta, Grafimar, 2000.
  • Nueva Época.

Citas:

[1] Lieja Castelli, Arnoldo: 80º aniversario Club Rosario Puerto Belgrano, Punta Alta, Grafimar, 2000, p. 14 y ss.

[2] Cfr. Nueva Época, 7 de abril de 1920, p.3

[3] Club Rosario Puerto Belgrano, Acta Nº 1, 7 de abril de 1920, folio 1.

[4] En 1916, obreros y vecinos de Rosario ya habían fundado un club llamado Club Atlético Rosario Puerto Belgrano y que subsistió hasta principios de los años ’60. Este club tenía su camiseta a bastones azules, blancos y rojos, en alusión a la bandera francesa.  Cfr. Historia del fútbol rosarino  (  http://histofutbolrosarino.blogspot.com/2011/02/club-atletico-rosario-puerto-belgrano.html   ). En forma prácticamente simultánea al club puntaltense, se creó en Villa Gobernador Gálvez, en agosto de 1920, el Club Atlético Talleres Rosario Puerto Belgrano, ligado a los obreros de los talleres ferroviarios de la compañía. Cfr. Asociación Rosarina de Fútbol: https://rosariofutbol.com/clubes/club-atletico-talleres-rosario-puerto-belgrano.html.

[5] Club Rosario Puerto Belgrano, Acta Nº 18, 28 de julio de 1921, folio 24.

[6] Cf. Castelli, Armando: 80° Aniversario.Club Rosario Puerto Belgrano, pp. 44 y 45

[7] https://web.archive.org/web/20160304104341/http://www.rosariopuertobelgrano.5u.com/historia_inst.htm

[8] El Regional,14 de febrero de 1945

100 años del Club Rosario Puerto Belgrano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *