Fue construido por el Ferrocarril Rosario Puerto Belgrano, gerenciador del Puerto De Arroyo Pareja,
en 1922. Estaba ubicado entre el comienzo de la zona militar y el sector de cantinas del actual
balneario. La empresa construyó sobre el mar un murallón de contención realizado en piedra, de unos
trescientos metros de longitud. Unas escalinatas bajaban a la playa donde se dispuso una capa de
arena que era necesario reponer. Arriba, paralelas a la costa, se alineaban ciento cincuenta casillas de
madera que servían de cambiadores para los bañistas y que se alquilaban por hora o por día. Entre las
casillas y el borde del murallón, debida protegida por una baranda, quedaba un espacio que se usaba
para pasear a la vera del mar, aprovechándose incluso a la noche pues contaba con iluminación
eléctrica. A lo largo las décadas del 20 y del 30, el balneario fue sumando atractivos y una cierta
infraestructura turística: el restaurant y confitería de la empresa fue concesionada a privados, quienes
la dotaron de dos pistas de baile de cemento en el patio y de un cinematográfo. Además el ferrocarril
poseía casas en alquiler para turistas provenientes de la zona servida por la línea (Bahía Blanca,
Punta Alta, Cnel. Pringles, Cnel. Suárez): muchos eran políticos, grandes comerciantes,
terratenientes, y profesionales. También privados construyeron una serie de casas para alquilar,
además del hotel y bar “Player”, de Rafael Nicoliche. En 1947 al nacionalizarse las tierras del puerto, el
balneario quedó bajo jurisdicción de la Armada y utilizado exclusivamente por los empleados de la
base, hasta que violentos temporales fueron destruyendo la infaestructura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *